jueves, 5 de enero de 2012

FINALIDAD Y OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

OBJETIVOS Y PROPÓSITOS DE LA INVESTIGACIÓN(1)

 Los autores estudiados, plantean que los propósitos y los objetivos de investigación pueden ser confundidos, en ese sentido, Cerda (2005) considera que el propósito de los objetivos de la investigación es dar respuestas a las interrogantes. Hurtado (2005:132) difiere de algunos autores al decir que “los objetivos de investigación son los que se alcanzan al término de la actividad; los propósitos son las aspiraciones mayores que trascienden la actividad y muchas veces se manifiestan en los posibles aportes que de ella se derivan.

En ese orden de ideas, Tamayo y Tamayo (2005) expresa que el objetivo de la investigación es el enunciado claro y preciso de los propósitos por los cuales se lleva a cabo la investigación. De igual manera Arias, (2006) afirma que existen diferentes tipos de objetivos pero los propósitos son acciones que pueden escapar del alcance de la investigación.

En los estudios cualitativos, los objetivos están íntimamente relacionados con las diversas metodologías de investigación. Existen algunas clasificaciones que se han propuesto referentes a los objetivos de la investigación cualitativa y a su potencialidad en relación a la generación de teorías. Martínez (2004) dice, que en la investigación cualitativa se fijan unos objetivos que desean lograrse.

Todos los objetivos (generales o específicos) son relevantes para las personas interesadas en la investigación. A veces, es preferible fijar sólo objetivos generales, y determinar los específicos durante la marcha, para no buscar metas que resulten triviales o imposibles.

En ese sentido Bartolomé citado por Sandin (2003), recuerda la importancia de contemplar el objetivo de transformación, más cuando pensamos que el ámbito educativo es nuestro principal objeto de conocimiento: Intervención e investigación. Es así que el objetivo de comprender en profundidad los fenómenos educativos puede ser el primer paso hacia una transformación real, desde las necesidades sentidas por las propias personas protagonistas en ese contexto educativo y para esa realidad.

Sin embargo, muchos autores se centran en el objetivo general de comprensión en profundidad, que perfila globalmente la mayoría de métodos cualitativos de investigación, olvidando su potencialidad, para desarrollar estudios cuya finalidad es la optimización e innovación educativa. En torno a ello, Buendía, Colas y Hernández (2005) realizaron una investigación bibliométrica de los estudios educativos fundamentados en la metodología cualitativa para identificar los objetivos científicos que se cubre desde este enfoque:

Descriptivos: descripción de procesos, contextos, instituciones, sistemas y políticas, Interpretativos: desarrollar nuevos conceptos, reelaborar conceptos existentes, identificar políticas, refinar conocimientos, explicar y crear generalidades clasificar y comprender la complejidad, contrastación teórica: Evaluar, contrastar o verificar postulados, generalidades y teorías .y evaluativos: Evaluar políticas e innovaciones.

En ese marco referencial Tesch citado por Sandin (2003) realizó una interesante ordenación de los diversos tipos de investigación cualitativa en función de si los intereses de la investigación (objetivos analíticos) están relacionados con los siguientes aspectos: (a) características del lenguaje; (b) descubrimiento de las regularidades; (c) comprensión del significado de un texto / una acción y (d) la reflexión.

Estas dimensiones se presentan en un continium, en el que a medida que se avanza de izquierda a derecha, los diversos tipos de investigación cualitativa se caracterizan por una menor estructuración y un carácter más holístico, profundizando en lo que constituye el objeto de investigación cualitativa del estudio es la comprensión en profundidad, bien sea de conductas naturales, situaciones sociales, significados, procesos, patrones.

El objetivo tal como se ha evidenciado, ha sido definido de forma muy diferente, pero la más generalizada es aquella que lo enuncia como meta, propósitos claros y precisos. Para unos autores es el ¿para qué? para otros es ¿el qué? o ambos, caracterizan los objetivos de una investigación convirtiéndose en el medio que, permite tomar decisiones y constituir una teoría para solucionar y generalizar los problemas.

En concordancia con las teorías estudiadas anteriormente se puede resumir que un objetivo puede ser según:

 

Tamayo y Tamayo (2005)
Flórez y Tobón (2003)
Hurtado de Barrera (2000)
Nava de Villalobos (2002)
Chávez (2004)
Arias (2006)
- Una meta.
- Tipo de conocimiento que se pretende alcanzar.
- Finalidad de la investigación.
- Metas, propósitos y logros.
- Constituye el factor decisivo de la Investigación.
- Son metas que se traza el investigador en relación con los aspectos que desea estudiar



Fuente: Guanipa (2007)



 Se ha podido constatar, que el propósito del objetivo general es descubrir las respuestas de la interrogante que formula el problema a través de las técnicas y procedimiento de investigación. Particularmente considero que en el objetivo general o fundamental están implícitos la relevancia científica, social, personal, profesional e institucional, (hacia qué, dónde, para qué, porqué, cuándo, con quienes y para quién).

Cada uno de estos aspectos deben derivarse de los objetivos empíricos planteados al inicio del estudio pues ellos permiten evaluar todo el proceso a medida que se va avanzando, se revisan, se reformulan antes de llegar al resultado final. Ellos permiten delimitar la metodología a utilizar, pueden surgir objetivos adicionales, modificar los ya planteados e incluso ser sustituidos por unos nuevos, según la dirección que vaya tomando la investigación.



Tipos de objetivos de investigación

 En el desarrollo de la investigación científica se suelen categorizar diferentes tipos de objetivos entre los cuales se pueden citar los intrínsecos, extrínsecos, fundamentales, derivados, de comprensión profunda, generales, específicos, clasificatorios o explicativos; cualitativos y cuantitativos sea cual fuese su categorización lo importante es el grado de profundidad del conocimiento para alcanzar el propósito así como el tipo de investigación a realizar.

Para lograr la concreción de un objetivo, en primer lugar debe ser definido clara y precisamente para que sean comprendidos por una comunidad científica lo cual redundaría en la eficacia de las fases de la investigación. En segundo lugar, se debe garantizar la factibilidad del estudio previendo la aceptación, limitaciones para su elaboración, delimitación teórica, geográfica, temporal, financiera y las perspectivas de los objetivos en relación con la capacidad de su ejecución. En tercer lugar, para tomar la decisión de la manera de abordar la recolección de la información debe determinar el enfoque epistemológico cuantitativo, cualitativo u otro.



OBJETIVOS GENERALES

 Sobre la base de las ideas expuestas, se deduce que un objetivo general o fundamental consta de un conjunto de palabras con varias combinaciones posibilitando la expresión del propósito de la investigación. Por tal motivo, este debe responder a la interrogante que pretende indagar el investigador. En dicha redacción, se deben seleccionar las palabras que más se adecuen con exactitud al propósito investigativo.

De acuerdo con Arias, (2006) el objetivo general expresa el fin concreto de la investigación en correspondencia directa con la formulación del problema. Éste se puede descomponer, al menos en dos objetivos específicos. En tanto para Tamayo y Tamayo, (2005) un objetivo general puede enunciar varios resultados a lograr o bien pueden formularse varios objetivos generales presentando cada uno de ellos un resultado a lograr. Es importante tener en cuenta que para cada resultado hay que plantear una gama de objetivos específicos que aseguren su logro.

Dice Cerda (2005) que los objetivos generales engloban todo el conjunto de metas, logros y fines de una investigación, y para que se exprese en el enunciado de los objetivos, éstos deben abarcar una amplia gama de contenidos, conceptos e información. Mientras que Martínez (2004) considera que son relevantes. Se prefiere fijar inicialmente sólo objetivos generales.

En cuanto a la cantidad de objetivos generales o fundamentales que debe tener una investigación, se surgiere la utilización de uno sólo pues, sería un error formular varios, porque en él se plasma lo que se investiga. Abarca la totalidad de las variables contenidas en el título “el objetivo general debe tener completa correspondencia con el título del trabajo, con la pregunta que se formula el problema o tópico de investigación, lo que cambia es la forma de redactarlo.

Otros investigadores sugieren que se pueden utilizar dos objetivos generales o fundamentales sin los específicos o derivados ya que estos pueden surgir durante la investigación (Martínez, 2002). Dice Hurtado de Barrera (2005) que para alcanzar un objetivo de mayor complejidad se requiere antes haber logrado los objetivos respectivos de menor profundidad o complejidad.

Se debe significar que, si bien es cierto, aunque se detecta en el objetivo general el propósito de la investigación, Nava de Villalobos (2002) también considera adecuado que en una investigación de campo puedan existir más de un objetivo general porque todo depende de la extensión del objeto de estudio y de los propósitos de la investigación con lo cual estamos totalmente en desacuerdo dado que, el objetivo general como se ha expresado en párrafos anteriores encierra el propósito de la misma.

En torno al diseño de los objetivos se consideró como uno de los grandes conflictos que debe enfrentar el investigador lo cual, puede afectar seriamente el éxito de esta actividad. No obstante, los docentes dedicados a la enseñanza de la investigación han subestimado el diseño de los objetivos considerándolos como un requisito formal con poca o escasa relevancia operativa o metodológica. En la mayoría de los casos, se presentan discusiones estériles sobre la manera de formular o plantear tanto objetivos específicos como generales por la disparidad de criterios que existen entre los académicos de esta área del conocimiento.

Al reflexionar sobre estas definiciones, me doy cuenta que los objetivos son catalogados como meta porque se está afirmando que se trata de un fin hacia donde se dirigen las acciones o deseos de una persona. Es un propósito porque implican una situación y para ello se requiere que se convierta en un punto central de referencia para entender la naturaleza específica de las acciones por realizar. El objetivo alcanzado es un producto que se convierte en un logro.

Los objetivos generales o fundamentales entonces, engloban todo un conjunto de metas, logros, fines de una investigación para que se exprese en el enunciado de los objetivos, estos deben abarcar una amplia gama de contenidos, conceptos e información. Por consiguiente, me niego a aceptar que en las investigaciones con carácter cualitativo se pretenda sustituir el objetivo general o fundamental de la investigación por el propósito de la investigación. Los objetivos generales deben entonces garantizar sus resultados amplios. Para redactarlos se comienza con el verbo en infinitivo (ar - er - ir) más la (s) variables o categorías, más el objeto o evento en estudio.



OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 De acuerdo con la experiencia adquirida asesorando, orientando a los participantes de especialidades, maestrías y doctorados he podido constatar que no existen fórmulas preestablecidas para redactar los objetivos específicos, los cuales derivan las acciones concretas que debe cumplir el investigador para alcanzar el objetivo general es decir, son las consecuencias de los objetivos generales.

Los objetivos específicos no son indispensables en las investigaciones cualitativas sin embargo, son los requerimientos de la investigación de la investigación cuantitativa o, de acuerdo a su naturaleza teniendo como eje fundamental el objetivo general ellos representan la operatividad sistemática del objetivo general en la acción investigativa propiciando el cumplimiento de las expectativas originadas en las interrogantes y la sistematización del problema.

A través de ellos, se desglosa de manera concreta y delimitada las acciones necesarias para cumplir el propósito de la investigación mediante la determinación de etapas o la precisión y cumplimiento de los aspectos necesarios del proceso científico. Es importante aclarar que, en el proceso investigativo algunos autores tienen opiniones encontradas en torno a la manera de redactar los objetivos específicos, dada la diversidad de paradigmas epistemológicos investigativos existentes.

No obstante, si se toma en cuenta la opinión de Cerda (2001, p. 223) los define como las metas, propósitos, fines, logros precisos y concretos del estudio. Son el por qué y el para qué de las acciones que se llevará a cabo durante el desarrollo de la investigación. Entonces así, se propone tomar en cuenta el planteamiento de Sabino (2002: 59) quien considera que los fines de una investigación deben también especificarse en cuanto al tipo de conocimiento que el científico espera obtener al finalizar el trabajo refiriéndose en este caso a los objetivos internos de la investigación o sea el tipo de hallazgo que se pretende alcanzar.

Para ello reflexiona sobre los tipos de investigación que más se plantean los científicos desde el punto de vista de los objetivos internos, los cuales son respuestas generalizadas a las preguntas formuladas. Ellas se clasifican en exploratoria, descriptivas y explicativas. Cada uno de estos niveles deben ser considerados en su autonomía plena respetando su continuidad con los otros niveles.

 ______________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada